Estudio Molecular

ADN ADN ADN ADN ADN Michael Denton

DR. Michael Denton


"Cada clase es única, aislada y desvinculada por intermedios. Así, las moléculas, como los fósiles, no han podido proporcionar o estipular los esquivos intermedios tan largamente buscados por la biología evolucionista… A nivel molecular, ningún organismo es 'ancestral' o 'primitivo' o 'avanzado' comparado con sus parientes… Hay poca duda que si esta evidencia molecular hubiese estado disponible hace un siglo… la idea de la evolución orgánica nunca podría haber sido aceptada."

La presentación de la homología por parte de los evolucionistas como evidencia de la evolución es inválida no solamente a nivel de los órganos sino también a nivel molecular. Los evolucionistas dicen que los códigos del ADN o las estructuras proteicas de distintas especies vivientes son similares y que esa similitud es la evidencia de que los mismos han evolucionado a partir de ancestros comunes o cada una a partir de otra. Por ejemplo, se dice normalmente en la prensa evolucionista que "hay una gran similitud entre el ADN de un ser humano y el de un mono" y que esta similitud se presenta como una prueba del supuesto evolucionista respecto a que hay una relación evolutiva entre el ser humano y el mono.

El ejemplo más vociferado de este tipo de argumento tiene que ver con la presencia de 46 cromosomas en los seres humanos y 48 cromosomas en algunos monos como los chimpancés. Los evolucionistas consideran esa poca diferencia en la cantidad de cromosomas entre especies distintas como una evidencia de la relación evolutiva. De todos modos, si este argumento resultara cierto, entonces el ser humano tiene un pariente más cercano: la papa. El número de cromosomas en la papa es 46. ¡Si, en otras palabras, el ser humano y las papas tienen el mismo número de cromosomas! Este es un ejemplo cómico pero notable que indica que la similitud en el ADN no puede ser una evidencia para una relación evolutiva.

Por otra parte, hay una gran diferencia molecular entre las criaturas que parecen ser muy similares y están relacionadas. Por ejemplo, la estructura del Citocromo-C, una de las proteínas vitales para la respiración, es increíblemente distinta en los seres vivientes de la misma clase. De acuerdo con las investigaciones llevadas a cabo en la materia, la diferencia entre dos especies de reptiles distintos es mayor que la existente entre un pájaro y un pez, o un pez y un mamífero. Otro estudio ha mostrado que las diferencias moleculares entre algunos pájaros es mayor que la existente entre esos mismos pájaros y los mamíferos. También se ha descubierto que la diferencia molecular entre bacterias que parecen ser muy similares, es mayor que la que hay entre los mamíferos y los anfibios o los insectos. Se han hecho comparaciones similares en los casos de la hemoglobina, las hormonas y los genes, llegándose a conclusiones similares.

Respecto a estos y otros descubrimientos relacionados, comenta el Dr. Michael Denton:

"Cada clase es única, aislada y desvinculada por intermedios. Así, las moléculas, como los fósiles, no han podido proporcionar o estipular los esquivos intermedios tan largamente buscados por la biología evolucionista… A nivel molecular, ningún organismo es 'ancestral' o 'primitivo' o 'avanzado' comparado con sus parientes… Hay poca duda que si esta evidencia molecular hubiese estado disponible hace un siglo… la idea de la evolución orgánica nunca podría haber sido aceptada."

Estudio Molecular

46 cromosomas en los seres humanos y 48 cromosomas en algunos monos como los chimpancés.

Ota Benga

El nativo africano puesto en una jaula. Exhibido bajo la denominación de "antiguo ancestro del ser humano"

Hombre de Nebraska

Un solo diente de cerdo. Basándose en ese solo diente se hicieron dibujos de la cabeza y del cuerpo del "Hombre de Nebraska".

Hombre de Piltdown

¡La quijada de un oragutan y un craneo humano! El fósil fue presentado como una evidencia importante de la evolución humana.

Otros